Muy agradecido con mis buenos amigos, Enimia Arteaga Ramirez y José Luis Banda Pichardo, vecinos de la bonita comunidad de la Estancita, de quienes hace tiempo, conservó su amistad e invaluable consideración. Muestras de afecto, que me impulsan a seguir trabajando por y para mi gran familia sanjuanense.