Muy agradecido con mis amigos aseadores de calzado, uno de los trabajos más tradicionales no solo de San Juan del Río, de todo México. Quienes compartieron con un servidor una tarde de convivencia y esparcimiento.
¡Mil bendiciones a todos ellos!